El VIH y la salud mental

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se caracteriza por atacar el sistema inmunitario, lo cual trae consigo un debilitamiento de las defensas contra diversas infecciones y algunos tipos de cáncer que las personas con un sistema inmunitario sano sí pueden combatir. La fase más avanzada de esta enfermedad recibe el nombre de síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). En cuanto a las estadísticas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, a finales de 2020 había 37.7 millones de personas que vivían con el VIH. Aunque este virus no tiene cura, existen diversos esfuerzos orientados hacia la prevención, el diagnóstico y el tratamiento que permiten a las personas que viven con el VIH llevar vidas saludables y largas.

Algunos de estos escuerzos se han enfocado en el ámbito psicológico debido a las dificultades de origen emocional que presentan las personas que tienen el VIH. La presencia de problemas emocionales en esta población se debe a diversos factores, tales como trastornos de salud mental previos al diagnóstico, dificultades para adaptarse a la vida con el VIH, consecuencias propias de la enfermedad y el tratamiento, estigmatización social relacionada al VIH y reducido apoyo social.

Estos, y otros factores, influyen en el desarrollo de trastornos mentales. Entre los más comunes se encuentran los del estado del ánimo, de ansiedad, psicóticos y por abuso de sustancias. Asimismo, las personas que viven con el VIH pueden presentar otras dificultades como las siguientes:

  • Baja autoestima
  • Hipocondría
  • Disminución en la concentración
  • Pérdida de memoria
  • Problemas relacionados al sueño

La adhesión al tratamiento también puede verse afectada por el malestar emocional que experimentan las personas con el VIH. En este sentido, desde la psicología, se han desarrollado intervenciones dirigidas a mejorar esta adhesión por medio del entrenamiento en solución de problemas, el reforzamiento de los esfuerzos para seguir el tratamiento, el manejo del estrés, la adaptación del tratamiento a la vida cotidiana y el uso de estrategias para seguir las pautas del tratamiento.

 

Iván Ninahuanca Torres

 

Referencias:

Ballester, R. (2005). Aportaciones desde la psicología al tratamiento de las personas con infección por VIH/SIDA. Revista De Psicopatología Y Psicología Clínica10(1), 53-69. doi:10.5944/rppc.vol.10.num.1.2005.3989

Organización Mundial de la Salud. (28 de noviembre de 2021). VIH/sida. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/hiv-aids