¿EL ESTADO EMOCIONAL AFECTA EL RENDIMIENTO ACADÉMICO EN LOS ESTUDIANTES?

El desarrollo humano tiene tres dimensiones, el cognitivo, el emocional y el comportamental, estos nos ayudan a pensar, sentir y hacer las cosas de buena manera. Según la UNESCO la educación emocional es un complemento indispensable en el desarrollo cognitivo y una herramienta fundamental de prevención en los estudiantes.

Una de las responsabilidades que tiene un niño o adolescente, es el asistir a clases, esta se ve reflejada en el buen rendimiento académico, mostrando buenas calificaciones y un buen promedio final. Asimismo, es importante la forma en la que los maestros llegan a los alumnos, siendo esta una mejor relación y generando confort para el desarrollo de la clase o actividad que se esté realizando. Estas situaciones pueden variar según el comportamiento del estudiante, llegando a comprometer el estado emocional que se presenta.

Nadie esta exente de presentar problemas emocionales en la vida, más aun si eres menor y si estas en pleno desarrollo, los estudiantes presentan cambios en los primeros años, ya que más adelante serán importantes en el desenvolvimiento de su vida, y a esto se le suma que deben aprender a identificar, expresar, regular y comprender sus emociones tal como lo planteo Piaget (1947).

Todos los problemas emocionales traen consecuencias como por ejemplo, en el desarrollo intelectual de los estudiantes, siendo así la educación; la área afectada, en algunas entidades encargadas de ver el nivel de la condición del estudiante, mencionan que los factores o la incapacidad de aprender en horarios escolares, puede deberse a problemas de comprensión, concentración e incapacidad de formar relaciones interpersonales, estas pueden presentar un estado de descontento, depresión y angustia.

Las investigaciones internacionales y nacionales sobre el estado emocional en estudiantes, mencionan resultados donde las emociones influyen en el rendimiento académico y desenvolvimiento de la misma. Este bajo rendimiento si no es manejado a tiempo, con adecuada orientación por parte de los padres o familiares cercanos, pueden manifestarse en tristeza e ira y de manera efusiva o continua.

Gonzales, M. (2012), afirma que existe relación entre inteligencia emocional y rendimiento académico, se puede decir que los estudiantes que presenta una dificultad para aprender, presentan problemas conductuales o emocionales por conflictos internos intrafamiliares o sociales y esto a la vez puede suscitarse o sumarse la comorbilidad, como el déficit de atención, hiperactividad y depresión.

Esta mas que confirmado que formar parte de la vida de un niño o adolescente es complicado, por todos los cambios y experiencias que van adquiriendo en el día a día, pero parte de estos nuevos cambios o conocimiento, también deben de formar parte de los padres, ya que no es suficiente el compartir uno o dos días a la semana, para saber que les paso o que aprendieron, debemos comprometernos la mayor cantidad de días, para que la relación padre e hijo sea no solo familiar, sino también de amigos y reforzar el estado emocional que lleva cada niño o adolescente.