Importancia de las emociones en el aprendizaje

Los jóvenes y adultos de cualquier edad nos acercamos a las actividades y/o personas que consideramos agradables y nos apartamos de los estímulos aversivos; de esta forma, las reacciones que despiertan ciertas informaciones y que están ligadas a emociones resultan útiles cuando nos enfrentamos a situaciones particulares donde no hay tiempo para usar exclusivamente el razonamiento.

Asimismo, las emociones juegan un papel importante en la adquisición de conocimiento, es decir, si la emoción obtenida es placentera, la conectividad neural subyacente al suceso experimentado se fortalecerá (se aprenderá) y el sujeto tratará de repetirla con mayor frecuencia. Por el contrario, si la emoción experimentada es displacentera, la conectividad subyacente también se fortalecerá, pero se intentará evitar el suceso.

Algunas investigaciones señalan que los estados emocionales negativos, surgidos a partir de situaciones de miedo o estrés, propician una activación de la amígdala que deriva en una liberación de adrenalina, noradrenalina y glucocorticoides (cortisol), la cual va provocar un aumento del ritmo cardíaco y de la transpiración. De esta manera, las situaciones de estrés intenso tienen un efecto nocivo sobre el aprendizaje y la memoria porque bloquean el proceso cognitivo y también deterioran las neuronas del hipocampo, estructura que resulta esencial para adquirir conocimiento.

Por el contrario, los estados emocionales positivos activan los núcleos dopaminérgicos liberando dopamina que, a su vez, estimula, en los ganglios basales, la producción de neuropéptidos. De esta forma, la presencia de neuromoduladores va a fortalecer la sinapsis que estén activas en ese momento, favoreciendo el aprendizaje. Es decir, en situaciones de bienestar emocional, aumenta la eficiencia del proceso cognitivo.

Por otra parte, el aprendizaje dentro y fuera de las aulas no se logra con solo memorizar y repetir más de una vez una información, ya que muchas personas ni siquiera suelen recordar el año de la independencia del Perú ni el teorema de Pitágoras, pero recuerdan aquellas clases donde el profesor despertaba su interés y que estuvieron acompañadas de innumerables estímulos, sonrisas y emociones positivas (y también negativas). Al despertar esas emociones, la información es captada por los sentidos, el cual pasa por el sistema límbico o también llamado cerebro emocional para su fijación, y luego es enviada a la corteza cerebral.

Ps. Grecia Flores Chocano

 

REFERENCIAS

Elizondo, A., Rodríguez, J. y Rodríguez, I. (2018). La importancia de la emoción en el aprendizaje: Propuestas para mejorar la motivación del estudiante. Revista de Didácticas Específicas, 15(19), 37-42. https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/686559/DE_19_3.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Tacca, D. (2017). ¿Cómo aprende el que aprende? La importancia de las emociones en el aprendizaje.  Revista Peruana de Psicología y Trabajo Social, 5(1), 53-65. http://revistas.uigv.edu.pe/index.php/psicologia/article/view/136/145