¿LA DEPRESIÓN EN EL ADULTO MAYOR ES NORMAL?

El hecho de que sea frecuente no quiere decir que sea normal, no es una parte usual del envejecimiento, ni una señal de debilidad ni un defecto de carácter. Muchas personas mayores que tienen depresión necesitan tratamiento para sentirse mejor. Es necesario prestar atención y así reconocer si nos encontramos frente a este caso.

Entonces, ¿qué es la depresión?, se entiende como un trastorno del estado de ánimo que está relacionada con una disminución en la serotonina, que es un neurotransmisor que regula las emociones de bienestar y el sueño; provocan un cambio en su energía, y se ve reflejado en una serie de alteraciones en las que dominan los sentimientos de tristeza y baja de la voluntad.

 

En el caso del adulto mayor una de las causas que pueden promover el desarrollo de una depresión son las siguientes:

  • La pérdida de su vitalidad
  • Algún cambio en su vida cotidiana
  • Las pérdidas que va teniendo a su alrededor de figuras significativas e importantes
  • El inicio de una serie de enfermedades crónicas degenerativas
  • Problemas económicos

Estos son algunas señales de alarma si un adulto mayor está presentando un cuadro depresivo:

  • Cambio de ánimo (tristeza, irritabilidad)
  • Menos socialización
  • Autorreproches, culpabilización
  • Sentimientos de angustia a nivel psíquico como físico
  • Indiferencia ante situaciones que habitualmente disfrutaba o le afectaban
  • Alteraciones del sueño
  • Alteraciones en el apetito
  • Pensamientos suicidas

Si estas señales han persistido por al menos dos semanas se recomienda acudir a un establecimiento de salud para que el personal apropiado pueda evaluar, diagnosticar  y así recomendar el tratamiento adecuado.

En familia podemos prevenir que nuestro adulto mayor desarrolle un cuadro depresivo realizando las siguientes acciones:

  • Escuchar sus miedos
  • No minimizarlo
  • Integrarlo en actividades familiares y con personas de su edad
  • Promover una vida saludable (hacer ejercicio favorece la producción de la serotonina)

El adulto mayor debe continuar viviendo intensamente como todos, adaptándose, pero no por ello tiene que estar siempre triste, irritado o con pensamiento de muerte.

La salud mental de los adultos mayores se puede mejorar mediante la promoción de hábitos activos y saludables.