¿SERÁ LO MISMO AMAR Y ESTAR ENAMORADO?

Podríamos decir que existen dos fases por las que se atraviesa cuando hablamos del amor en pareja, la primera, es el enamoramiento, donde todo es perfecto, y no existe otra persona con la que seamos más semejantes. La segunda fase, es el amor, y lo empezamos a sentir cuando termina la locura del enamoramiento. A continuación, te explico como se da este proceso en nuestro cerebro.

Durante el enamoramiento nuestro cerebro segrega serotonina, la hormona de la felicidad que dura aproximadamente entre seis y ocho meses. Posteriormente cuando los niveles de serotonina bajan, lentamente se va dando la adaptación y el enamoramiento puede disminuir y sustituirse por el amor de pareja, es ahí cuando aparece en el cerebro una hormona llamada oxitocina, que tiene que ver con una relación más estable.

Uno de los problemas a nivel psicológico que se puede ocasionar en el proceso de enamoramiento es una ceguera emocional, que significa omitir defectos y fallas de la pareja, por lo que puede decirse que una persona no está totalmente en sus capacidades a nivel cognitivo. Es recomendable que durante esta etapa de enamoramiento se evite tomar decisiones relevantes, porque podrían no ser las más adecuadas.

Cuando se pasa a la siguiente fase, algunas personas podrían sentir que han perdido algo maravilloso al terminar el enamoramiento. Y en cierta parte esto es verdad, pero, por otro lado, es un hecho que cuando uno está enamorado la incertidumbre del ser correspondido es inmensa, es tan intensa que no podríamos vivir así toda la vida, sin volvernos locos. Es por este motivo que el amor viene a calmar ese sentir con un momento de estabilidad, paz y comodidad. Dejamos de tener una pareja perfecta y comienza a ser un compañero y testigo de nuestra vida.

El estar enamorados es una experiencia única pero el amar a nuestra pareja es una forma de vida, en la que se tiene que trabajar día a día para conservar el respeto, la confianza, el romanticismo, la comunicación y, por ende, el amor.

 

Psi. Carmen Rosa Arones

 

 

REFERENCIAS: